Cambie el tamaño del texto

Implantes dentales

Implantes

Implantes

Prótesis e Implantes

Los implantes dentales son una opción ideal para recuperar los dientes perdidos sin tener que afectar los dientes vecinos o para realizar prótesis fijas cuando hemos perdido todos nuestros dientes. Estan hechos de un metal resistente y compatible con el cuerpo, llamado titanio; se colocan en el hueso para reemplazar la raíz del diente y posteriormente se elabora una corona en cerámica la cual va atornillada o cementada al implante.

Para la colocación de los implantes siempre es necesario tener buena cantidad de hueso y encía, esto lo podemos saber por medio del examen clínico o de ayudas diagnósticas como una tomografía (radiografía en 3D). Si contamos con buena cantidad de hueso y encía se podría realizar la cirugía de implante inmediatamente o si no primero tendrían que hacerse injertos y esperar de 8 a 9 meses para la colocación de los implantes. Una vez colocado el implante se debe esperar de 4 a 6 meses para que se integre con el hueso y después de puede realizar la corona.

*En algunos casos se puede colocar el implante y realizar inmediatamente la corona o la prótesis; todo depende de qué tan fijo quedó el implante al hueso en el momento de la cirugía y una adecuada planificación del tratamiento.

Ventajas de los implantes:

Restaurar un diente único

Anteriormente cuando se perdía un sólo diente se debían desgastar los dos dientes vecinos para poder realizar un puente con el fin de reemplazar dicho diente. Ahora con los implantes eso es cosa del pasado, puesto que cada diente se restaura individualmente.

Puentes fijos

Esta opción se utiliza cuando perdemos varios dientes o todos los dientes y se puede hacer todo un puente apoyado sobre varios implantes, sin tener que convivir con puentes removibles que se tengan que quitar y poner.

Sobredentaduras

Es ideal en el caso de los pacientes con prótesis total (dentadura postiza) que quieren una dentadura fija. Con ayuda de los implantes podemos lograr que estas dentaduras se retengan por medio de unos broches manteniendo la prótesis en posición y también permitiendo retirarla cuando necesitemos limpiarla. Esto nos brinda la oportunidad de comer, hablar y reír sin miedo a que la prótesis se caiga.

Los implantes son un tratamiento científicamente comprobado ya que están respaldados por miles de estudios realizados en todo el mundo durante más de veinte años. Por lo tanto se considera que pueden durar más de 12 años siempre y cuando se realicen controles radiográficos y clínicos periódicamente y el paciente tenga una adecuada higiene oral. Al ser un tratamiento a largo plazo su costo es relativamente económico porque debe mirarse como una excelente inversión en la calidad de vida y en la salud del paciente.

Artículos relacionados