Cambie el tamaño del texto

Cirugía maxilofacial

Cirugía oral y maxilofacial

La Cirugía Oral y Maxilofacial es la especialidad odontológica quese encarga de la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con los tejidos dentales, tejidos blandos y óseos del rostro.

Un especialista en cirugía oral y maxilofacial está en capacidad de manejar:

  1. Trastornos de ATM: los desórdenes de la ATM (articulación temporo-mandibular) son producto de muchas causas como el estrés, bruxismo, malposición de los dientes, ausencia parcial o total de dientes y enfermedades degenerativas de las articulaciones, entre otros. El cirujano oral y maxilofacial debe realizar el diagnóstico y manejo adecuado de estas patologías, algunas en conjunto con otros especialistas médicos u odontólogos. Cada caso debe ser evaluado de manera individual para determinar cuál es el manejo más acertado.
  2. Cirugía de cordales: la cirugía de cordales o muelas del juicio es el procedimiento quirúrgico más frecuente en cirugía oral, debido a que es el diente que en muchas ocasiones se queda dentro del hueso, porque no tiene espacio para salir o sale parcialmente y con mala posición. Cuando una cordal sale en mala posición puede generar alteraciones como caries a dientes vecinos, inflamación e infección de la encía a su alrededor.
  3. Implantes dentales: los implantes dentales son dispositivos de titanio que se introducen en el hueso, para reemplazar las raíces de los dientes perdidos y posteriormente sostener las coronas que son las que reemplazan el diente. Estos hacen posible que el paciente pueda comer y hablar de nuevo cómodamente y con confianza.
  4. Cuando hay poca disponibilidad del hueso para sostener el implante, más que todo en adultos mayores, podemos recurrir a los implantes cigomáticos. Estos implantes tienen una mayor longitud y se pueden sostener de otros huesos de la cara, ofreciendo la posibilidad de realizar prótesis fijas.

    La colocación de estos implantes se puede realizar bajo anestesia local, sedación endovenosa o anestesia general, dependiendo de las condiciones particulares del paciente.

  5. Trauma maxilofacial: el trauma maxilofacial puede comprometer tejidos blandos como piel y mucosas, dientes y el hueso que los aloja, maxilares y los huesos de la cara. El cirujano oral y maxilofacial es el especialista de la odontología entrenado para el manejo de este tipo de lesiones, específicamente de la cavidad oral, cara y huesos maxilares. Cuando se presentan traumas como estos, es necesario acudir a urgencias médicas en el menor tiempo posible, para el adecuado diagnóstico y remisión al cirujano maxilofacial para su tratamiento.
  6. Cirugía ortognática: la cirugía ortognática o cirugía correctiva de los maxilares es el conjunto de técnicas realizadas por el cirujano oral y maxilofacial con el objetivo de corregir las alteraciones de forma, tamaño y posición de los maxilares en relación a la cabeza. Busca restablecer la función masticatoria y mejorar la estética facial. Cada caso debe ser evaluado de manera individual, pues la cirugía puede comprometer solo el hueso maxilar, la mandíbula o el mentón y otros casos pueden requerir una cirugía que incluya los dos maxilares y el mentón.
  7. Infecciones orofaciales: las infecciones de la región maxilofacial pueden convertirse en una emergencia vital si no son tratadas adecuadamente. El dolor y la inflamación de la cara, mandíbula y/o cuello pueden indicar que son de origen dental. Dependiendo de la severidad el cirujano oral y maxilofacial puede trabajar con otros especialistas en su manejo ya sea a nivel hospitalario o ambulatorio En todos los casos, una vez diagnosticado el problema se debe retirar la causa, establecer el manejo antibiótico adecuado y buscar una vía de drenaje. (ACCOMF)
  8. Patología oral: el cirujano oral y maxilofacial es el especialista encargado del diagnóstico y manejo de la patología en la región bucomaxilofacial, es importante considerar que se pueden presentar múltiples lesiones (elevadas, planas, socavadas, pigmentadas) en la mucosa oral, más conocidas como llagas o aftas bucales. En muchas ocasiones este tipo de lesiones deben ser tratadas por medio de una biopsia que consiste en el retiro de todo o parte de un tejido para examinarlo y definir un diagnóstico y tratamiento.
  9. Regeneración ósea: el hueso y la encía se pueden reabsorber por patologías como tumores y quistes, o cuando perdemos nuestros dientes y dejamos pasar mucho tiempo hasta realizar un tratamiento. Estos tejidos los podemos recuperar por medio de injertos óseos provenientes de seres humanos o animales; la encía la podemos recuperar por injertos que vienen de nuestra propia cavidad oral, donde generalmente el sitio donante es el paladar.

    Generalmente se necesita ganar cantidad de hueso y encía para la colocación de implantes; una de las técnicas más comunes es la regeneración ósea guiada donde se utilizan los injertos humanos o de animales y membranas de colágeno para estimular la fomación de nuevo hueso. Posterior a este tipo de regeneración ósea se podría necesitar otra cirugía para obtener encía, por medio de los injertos de paladar o zonas vecinas al defecto.

    Otra opción para recuperar un tejido óseo y blando en grandes cantidades es la distracción osteogénica, la cual consiste en estimular el crecimiento de hueso nuevo, por medio de un dispositivo que desplaza dos porciones de hueso gradualmente. Este procedimiento es monitoreado diariamente por el profesional en la consulta odontológica y es el que mejores resultados ofrece en la ganancia de tejido óseo y blando, ya que los regenera simultaneamente.

    Fuente: Asociación Colombiana de Cirugía Oral y Maxilofacial (ACCOMF) 

Las cirugías maxilofaciales se pueden realizar con:

  • Anestesia local.
  • Sedación con óxido nitroso.
  • Anestesia General.

¿Los dientes supernumerarios hay que sacarlos?

Sí, porque se puede reabsorber la raíz del diente con el que hace contacto y puede generar quistes y tumores.

¿Hasta qué edad me puedo sacar las cordales y cuál es la edad más recomendable para esta cirugía?

Hasta los 25 años, después de esta edad el hueso se vuelve más firme y puede generar más dificultad en la extracción de la cordal, la edad recomendada está entre los 15 y los 20 pero hay casos en los cuales hay que retirarlas antes.

¿Qué complicaciones pueden suceder durante el procedimiento de cirugía de cordales?

Hemorragia, lesión al nervio que le da sensibilidad a la cara la cual puede ser transitoria o permanente, por eso es muy importante la extracción por un profesional idóneo y realizarla a menor edad ya que disminuyen las complicaciones.

¿Después de la extracción me va doler, me voy a inflamar, voy a sangrar?

Sí, va doler y se va inflamar, el sangrado es mínimo por eso se prescriben medicamentos que controlan todos estos síntomas.

¿Qué cuidados debo tener después de alguna cirugía bucal?

Lavar muy bien los dientes, cepillarse muy bien seguir las recomendaciones del doctor como:

  1. No manipular, emplear aditamentos o sustancias no recomendadas por el odontólogo en el sitio de la intervención, no molestarse la sutura, a veces se aflojan o se sueltan y es normal por la inflamación.
  2. Guardar reposo durante las primeras 24 – 48 horas y dormir preferiblemente con almohada alta.
  3. Aplicar terapia fría (hielo extra oral) compresas con hielo constante con intervalos de 15 minutos durante las primeras 12 a 48 horas posterior a la intervención
  4. No escupir
  5. Tomar líquidos fríos constantemente.
  6. Aplicar paños de agua caliente en el área intervenida, al tercer día posterior a la intervención.
  7. Evitar ingerir alimentos calientes, por lo menos las primeras 12 horas posteriores a la intervención.
  8. No fumar por lo menos las primeras 24 horas posteriores a la intervención.
  9. Ingerir alimentos líquidos y blandos el primer o los primeros días hasta que tolere dieta normal.
  10. Cepillarse los dientes de la zona intervenida con mucho cuidado y suavidad
  11. Evitar ejercicio , sol y sereno durante los primeros siete días.
  12. En caso de presentar sangrado abundante o hemorragia, ejercer presión mordiendo una gasa estéril sobre el sitio sangrante durante media hora y aplicar hielo en la mejilla. O colocar bolsita de té mojada en agua fría en el sitio de la cirugía. Si persiste el sangrado comunicarse con el odontólogo .
  13. En caso de presentar dolor intenso, supuración o cambios en color y temperatura posterior a la intervención o después del tercer día, comunicarse con el odontólogo.
  14. Tomar los medicamentos ordenados por el odontólogo estrictamente como están descritos en la prescripción. Si presenta reacciones alérgicas (como rasquiña, brote en la piel o dolor estomacal ) debe suspender el medicamento y comunicarse con el odontólogo
  15. Asistir cumplidamente a la cita de control para retiro de sutura y/o revisión.

NOTA: A partir del tercer día es posible que aumente la hinchazón. Suspenda el hielo y aplique paños de agua tibia con sal en la cara durante 15 minutos tres veces al día.

¿Cuánto tiempo es la incapacidad?

La incapacidad es normalmente de tres días para cirugía de cordales, para cirugía de implantes de tres a cinco días y para cirugías maxilofaciales de 15 a 20 días.

¿Me colocan puntos y tengo que venir a control?

El control y retiro de puntos se realiza a los ocho días después de la cirugía.

¿Puedo hacer deporte?

Nada de actividad física por una semana y en cirugía maxilofacial por un mes.