Cambie el tamaño del texto

Implantes

Implantes

Prótesis e Implantes

Estan hechos de un metal resistente y liviano que no se oxida, llamado titanio. Los implantes dentales son una opción ideal para las personas con buena salud general quienes han perdido dientes debido a enfermedad de las encías, caries, traumas u otros motivos. Entre los tipos de tratamientos con implantes existen diferentes alternativas, dependiendo del caso individual de cada paciente.

Restauración de diente único:

Tienen la gran ventaja de que no se apoyan en los dientes vecinos. Anteriormente, en el caso de la pérdida de un sólo diente se debían desgastar los dos dientes vecinos para poder realizar un puente con el fin de reemplazar dicho diente. Ahora con los implantes eso es cosa del pasado, puesto que cada diente se restaura individualmente.

Puentes fijos:

Esta opción se utiliza en casos en los que el paciente requiere una restauración completa de toda una arcada dental y se puede hacer todo un puente completo apoyado sobre varios implantes.

Sobredentaduras:

Es ideal en el caso de los pacientes con prótesis total (dentadura postiza) se puede mejorar mucho la fijación de la prótesis a la encía ya que se encaja con un sistema de broches que ajusta y mantiene la prótesis en posición. Entonces comer, reír, hablar no son más causa de vergüenza e incomodidad y el cambio en la calidad de vida del paciente es notable.

Los implantes ofrecen al paciente una amplia gama de ventajas como seguridad y confianza en si mismo. Lo anterior se debe a que realzan la estética ya que se pueden restaurar los dientes perdidos con un aspecto casi idéntico al diente natural. Así mismo, las demás funciones de la boca se mejoran ya que la masticación, la risa y la fonación se facilitan, produciendo beneficios en el resto del organismo y bienestar general.

Los implantes son un tratamiento científicamente comprobado ya que están respaldados por miles de estudios realizados en todo el mundo durante más de veinte años. Por lo tanto se considera que pueden durar más de 12 años siempre y cuando se realicen controles radiográficos y clínicos periódicamente, además se debe contar con un buen cuidado por parte del paciente. Ya que son un tratamiento a largo plazo su costo es relativamente económico porque debe mirarse como una excelente inversión en la calidad de vida y en la salud del paciente.

Artículos relacionados